viernes, 16 de marzo de 2007

¿Señor a quién iriamos ? Tienes las palabras de la vida eterna. Jn 6, 68

EVANGELIO DEL DIA

¿Señor a quién iriamos ? Tienes las palabras de la vida eterna. Jn 6, 68


viernes 16 Marzo 2007


Viernes de la semana III de Cuaresma
Hoy la Iglesia celebra : San Abrahán

Ver el comentario abajo, o clic en el titulo
San Basilio : Los dos mandamientos del amor


Libro de Oseas 14,2-10.

Vuelve, Israel, al Señor tu Dios, porque tu falta te ha hecho caer. Preparen lo que van decir y vuelvan al Señor. Díganle: "Borra todas las faltas, acepta lo que hay de bueno, y te ofreceremos el fruto de nuestros labios. Asiria no nos salvará, ya no montaremos a caballo, ni diremos más "¡Dios nuestro!" a la obra de nuestras manos, porque sólo en ti el huérfano encuentra compasión". Yo los curaré de su apostasía, los amaré generosamente, porque mi ira se ha apartado de ellos. Seré como rocío para Israel: él florecerá como el lirio, hundirá sus raíces como el bosque del Líbano; sus retoños se extenderán, su esplendor será como el del olivo y su fragancia como la del Líbano. Volverán a sentarse a mi sombra, harán revivir el trigo, florecerán como la viña, y su renombre será como el del vino del Líbano. Efraím, ¿qué tengo aún que ver con los ídolos? Yo le respondo y velo por él. Soy como un ciprés siempre verde, y de mí procede tu fruto. ¡Que el sabio comprenda estas cosas! ¡Que el hombre inteligente las entienda! Los caminos del Señor son rectos: por ellos caminarán los justos, pero los rebeldes tropezarán en ellos.


Salmo 81(80),6-17.

él se la impuso como norma a José, cuando salió de la tierra de Egipto. Oigo una voz desconocida que dice : \"Abre tu boca y la llenaré con mi palabra.
Yo quité el peso de tus espaldas y tus manos quedaron libres de la carga.
Clamaste en la aflicción, y te salvé; te respondí oculto entre los truenos, aunque me provocaste junto a las aguas de Meribá.
Oye, pueblo mío, yo atestiguo contra ti, ¡ojalá me escucharas, Israel!
No tendrás ningún Dios extraño, no adorarás a ningún dios extranjero:
yo, el Señor, soy tu Dios, que te hice subir de la tierra de Egipto.
Pero mi pueblo no escuchó mi voz, Israel no me quiso obedecer;
por eso los entregué a su obstinación, para que se dejaran llevar por sus caprichos.
¡Ojalá mi pueblo me escuchara, e Israel siguiera mis caminos!
Yo sometería a sus adversarios en un instante, y volvería mi mano contra sus opresores.
Los enemigos del Señor tendrían que adularlo, y ese sería su destino para siempre;
yo alimentaría a mi pueblo con lo mejor del trigo y lo saciaría con miel silvestre".


Evangelio según San Marcos 12,28-34.

Un escriba que los oyó discutir, al ver que les había respondido bien, se acercó y le preguntó: "¿Cuál es el primero de los mandamientos?". Jesús respondió: "El primero es: Escucha, Israel: el Señor nuestro Dios es el único Señor; y tú amarás al Señor, tu Dios, con todo tu corazón y con toda tu alma, con todo tu espíritu y con todas tus fuerzas. El segundo es: Amarás a tu prójimo como a tí mismo. No hay otro mandamiento más grande que estos". El escriba le dijo: "Muy bien, Maestro, tienes razón al decir que hay un solo Dios y no hay otro más que él, y que amarlo con todo el corazón, con toda la inteligencia y con todas las fuerzas, y amar al prójimo como a sí mismo, vale más que todos los holocaustos y todos los sacrificios". Jesús, al ver que había respondido tan acertadamente, le dijo: "Tú no estás lejos del Reino de Dios". Y nadie se atrevió a hacerle más preguntas.


Extraído de la Biblia, Libro del Pueblo de Dios.



Leer el comentario del Evangelio por :

San Basilio (hacia 330-379), monje y obispo en Cesarea, en Capadocia, doctor de la Iglesia
Grandes Reglas monásticas, Q 1-2

Los dos mandamientos del amor


     Pregunta: Os pedimos, primeramente, que nos digáis si los mandamientos de Dios tienen un cierto orden. ¿Hay un primero, un segundo, un tercero, y así sucesivamente?...

     Respuesta: El Señor en persona determinó el orden que debían seguir sus mandamientos. El primero y más grande es el de guardar al amor a Dios, y el segundo,  que le es semejante, o mejor dicho, es su cumplimiento y consecuencia, se refiere al amor al prójimo…
  
     Pregunta: Háblenos, primero, del amor de Dios. Se sabe que hay que amar a Dios, pero ¿cómo hay que amarle?...

     Respuesta: El amor a Dios no se enseña. Nadie nos ha enseñado a gozar de la luz ni a estimar la vida por encima de todo; tampoco nadie nos ha enseñado a amar a los que nos han dado la vida y nos han educado. Igualmente, o con más razón aún, no es a través de una enseñanza exterior por la que a prendemos a amar a Dios. En la misma naturaleza del ser viviente –quiero decir del hombre- existe una especie da germen que contiene en sí mismo el principio de esta capacidad de amar. Es en la escuela de los mandamientos de Dios que se debe recoger este germen, cultivarlo diligentemente, alimentarlo cuidadosamente, y llevarlo a su desarrollo mediante la gracia divina. Apruebo vuestro celo, es indispensable para alcanzar la meta…

     Hay que saber que esta virtud de la caridad es una, pero es más poderosa que todos los mandamientos, porque: "El que me ama, guardará mi palabra" (Jn 14,23), y también: "Estos dos mandamientos contienen toda la ley y los profetas" (Mt 22,40).